• +58-0212-789-6543
  • contacto@kreativagencia.com

Archivo de autores

El Caracazo. Manifestantes intentan voltear un autobús

El Caracazo: del quiebre de la democracia al mito revolucionario

El 27 de febrero de 1989 estalló El Caracazo. Jornada que pasó a la historia como el momento en que la democracia de partidos instaurada en Venezuela desde 1958 colapsó. Los motivos que causaron el estallido social ha sido base del discurso ideológico de Hugo Chávez. Este proyecto político que arribó al poder en 1998 lo interpretó como la «génesis revolucionaria».

Los motivos que causaron el estallido social que tuvo su epicentro en la ciudad de Caracas, ha sido base del discurso ideológico que ha sustentado el proyecto político que arribó al poder en 1998 liderado por Hugo Chávez, el cual le ha dado un enfoque en su interpretación con el fin de forjar una suerte de génesis revolucionaria.

El día de la furia

La jornada del 27 febrero comenzó con aparente normalidad en las horas madrugadoras de Caracas y sus poblados satélites. Las personas pretendieron aquel día lunes iniciar sus labores con normalidad, sin embargo las perturbaciones se dieron desde primera hora.

En las colas para tomar las busetas desde la ciudad de Guarenas para Caracas los choferes adelantaron los acuerdos de aumento del pasaje, cobrando más del 30% pactado con el gobierno nacional, pretendiendo tarifas de 16 bolívares, el doble de lo establecido. Se desconoce a ciencia cierta que acción originó la violencia, pero las protestas no se hicieron esperar. Desde la mañana de ese 27 de febrero el país estalló sin aparente control.

Las manifestaciones por el alza del del pasaje interurbano quedaron como un hecho aislado en el transcurso del día. El centro de la jornada se concentró en el saqueo de alimentos, electrodomésticos, repuestos de carros, ropa y calzado, etc. La sociedad demostraba un hastío ante las incapacidades que desde 1983 -con el “viernes negro”- habían debilitado la economía real del ciudadano de la “Gran Venezuela” de los setenta.

Descontrol en vivo y directo

Los disturbios fueron transmitidos en vivo y directo por los medios de comunicación sin ningún tipo de edición. Así se dieron a conocer los niveles de acaparamiento de alimentos desaparecidos o regulados en los almacenes de los comercios, aumentando la frustración. Paulatinamente más personas se sumaron a los saqueos. En contraparte, la delincuencia aprovechó el caos para cometer fechorías encubiertas en la rabia popular.

Las fuerzas del Estado estuvieron ausentes durante el 27 de febrero en el control de la situación. Este factor, junto con la divulgación de los saqueos, contribuyó a que el caos se expandiera por todo el país. En el caso de Caracas, la Policía Metropolitana se encontraba en huelga, y no accionó plan alguno. El 28 de febrero el gobierno nacional puso en marcha el Plan Ávila al mando del ejército. Los resultados fueron terribles. Los muertos se contaron a más de 300 en cifras oficiales, aunque algunos hablaron de miles de venezolanos asesinados.

¿Necesitas una agencia digital de contenidos?

La crisis y quiebre de la democracia

El Caracazo, si bien tomó el nombre en referencia a la capital de Venezuela, no se limitó a esta ciudad. Los disturbios se extendieron por las principales ciudades del país, como Maracaibo, Barquisimeto y Mérida. Junto al dolor de las personas que vieron a sus familiares morir y la impotencia de comerciante al ver sus locales destruidos, la principal afectada fue la democracia venezolana.

Es cierto que el sistema democrático inició un declive con el “viernes negro” de 1983, que limitó el consumo del venezolano, pero fue el Caracazo el evento que agravó la crisis, ya que afectó el nervio social, el cual había sido el músculo de los partidos políticos, especialmente de uno masas como Acción Democrática y que estaba en el poder aquella jornada.

El país se hizo ingobernable y el plan de ajustes de la economía no pudo ser realmente aplicado. A la crisis social del Caracazo se sumó la crisis política. Las intentonas golpistas del 4 de febrero y 27 de noviembre de 1992, y la destitución de CAP en 1993. Finalmente, una profunda crisis financiera terminó colapsando las ya socavadas estructuras del país.

El mito revolucionario sobre El Caracazo

El divorcio entre la sociedad venezolana y el sistema de partidos resultó en el auge de la antipolítica. Tanto de sectores ligados con la izquierda como en empresarios, académicos y conservadores. Se hablaba de la necesidad de una figura fuerte, «un Gómez o Pérez Jiménez». La gente pedía «alguien» que detuviera la corrupción y la burocracia que habían destruido a Venezuela.

Así pues, los sectores de izquierda del país sostuvieron que el Caracazo fue una clara evidencia del rechazo popular a las políticas neoliberales anunciadas por Carlos Andrés Pérez en 1989, por lo que dicha animadversión correspondía con el apego a las propuestas que esos sectores promovían. Esta postura marcó parte del discurso político de la izquierda venezolana, sustentando que el Caracazo fue la génesis del movimiento revolucionario contemporáneo, su lucha era lucha anti neoliberal del pueblo.

¿Contra qué se levantó el pueblo?

El 27 de febrero se produjo, pero los cambios económicos aun no se habían aplicado por completo. Solo aumentó la gasolina en un medio de bolívar. Es lo que lleva a pensar que lo ocurrido fue producto de la rabia y la frustración popular. Descontento por un lustro de controles y desabastecimiento, contrarios a una economía liberalizada. Esto realmente movió a la gente.

Con la crisis política subsiguiente, el discurso del rechazo al neoliberalismo siguió alimentando las demandas en las tendencias de izquierda. La opinión pública contra la corrupción marcó el pulso de la crítica en noticieros y telenovelas como Por Estas Calles. A Carlos Andrés Peréz se le juzgó y destituyó pública y jurídicamente como corrupto, mas no por neoliberal. Vemos así cómo El Caracazo -producto anti neoliberal- se constituyó en un mito creacionista.

Para conocer otros enfoques sobre el 27-F sugerimos revisar el libro de Mirtha Rivero aquí

Carlos Franco
Oscars

Oscars 2019: La polémica todo importa menos las películas

Los Oscars 2019 con sus polémicas se entregaran el próximo 24 de febrero en la ciudad de Los Angeles. Este espectáculo año tras año llama la atención del público. Los diseños de moda lucidos por las celebridades y los vericuetos de la ceremonia cautivan al mundo. Sin embargo, las películas, como centro de la meca hollywoodense, son cada vez menos influyentes en el interés general.

Entre escándalos como la ausencia de un maestro de ceremonia debido al veto autoimpuesto por Kevin Hart y sus comentarios homofóbicos de hace más de una década.

Quizás, la controversia impulsada por el movimiento #metoo por acoso sexual de importantes figuras de Hollywood como Harvey Weinstein. Como también, la decisión de limitar la premiación al aire de cuatro categorías (cortometraje, maquillaje, cinematografía y montaje) para recortar el tiempo en pantalla.

Estas cosas hacen ver que lo menos importante de estos premios es el arte.

La política: una tendencia creciente de polémicas en los premios Oscars

Los Oscars es una ventana de opinión pública utilizada para la exposición de ideas del sector progresista. Por ello se han dado a conocer polémicas que han resaltado temas como: racismo, abuso sexual, guerra y inmigración.

Esto ha venido acrecentándose de forma exponencial desde el 2003. En esta fecha la ceremonia coincidió con el inicio de los bombardeos estadounideses en Irak. Este año los Oscars y sus polémicas sobre la paz mundial, formarán parte del discurso de apertura de la ceremonia.

Uno de los momentos más tensos fue cuando el documentalista Michael Moore señaló en su discurso: “Estamos en contra de esta guerra, señor Bush, da vergüenza señor Bush. Y en cualquier momento, se le ha acabado el tiempo señor Bush”. La crítica a la escalada bélica en Irak marcó la pauta de ese año, cuestión resaltada por los discursos de Nicole Kidman y Adrien Brody, o los gestos silenciosos de Meryl Streep y Susan Sarandon. Poco importó la victoria del musical Chicago.

Nuevas polémicas fueron apareciendo, creando expectativa del tema de interés político en boga. Destacan los Oscars so white del 2016, cuando ninguna persona afroamericana fue nominada a las categorías de más peso (lo que incidió en la victoria de Moonlight sobre La La Land al año siguiente). Los discursos feministas de Patricia Arquette en 2015 y Frances Mcdormand en 2018. No se puede olvidar a Gael García Bernal refutando en 2017 las pretensiones de construir un muro fronterizo con México. Esta tendencia ha desviado el interés a la discusión política y social de los Estados Unidos.

Oscar a la Mejor Película, o la Película que nadie ve

El factor comercial ha sido una materia de vital importancia para las polémicas en los Oscars 2019. La captación de público se traduce en la venta de espacios publicitarios, por los que los niveles de rating televisivo son fundamentales. Sin embargo, el declive de televidentes ha experimentado una caída desde 2015. Tocó el mínimo histórico de 18% de espectadores en 2018.

Son variadas las causas de los bajos números de los últimos años. En primer lugar está el cambio en el uso de los medios entre el público. Hoy la mayoría prefiere la internet a la tv. Las tediosas entregas, que sobrepasan las tres horas de duración, y la nominación de películas de escaso éxito comercial y poco conocidas por el publico consumidor. Por ello no dudamos que los Oscars 2019 y sus polémicas generarán nuevas tendencias en los medios de comunicación.

Desde la entrega de 2004, cuando El Señor de los Anillos: el Regreso del Rey se alzó con 11 estatuillas, ningún blockbuster se ha alzado con el premio de mejor o arrasado en nominaciones de alguna ceremonia.


Estrepitosos fracasos pero ganadoras de Oscars a mejor películas

La ganadora de 2010, The Hurt Locker, tuvo un estrepitoso fracaso en taquilla. Recaudó solo 17 de millones de dólares en Estados Unidos, recuperando apenas su presupuesto. Otros casos de mejores películas pocos rentables fueron The Artist en 2012 y Moonlight en 2017; obras no diseñadas para las masas, pero que por su poco impacto mediático incidieron en el escaso interés del público en los Oscars.

Otras mejores películas entraron en el escándalo por ser, a la vista de varios críticos, seleccionados por resultar correctas a los ojos de los académicos. Entre ellas están Crash, que en 2004 resultó victoriosa sobre la favorita de los críticos Brokeback Mountain; y Argo que con su alto contenido patriota se impuso en 2013 sobre la controversial y crítica Zero Dark Thrity.

El caso “Roma”

Quizás una de las posibles polémicas de los Oscars 2019 esté relacionada con una gran favorita: Roma. La película de Alfonso Cuarón, basada en sus memorias en la ciudad de México, ha sido alabada por la crítica. En los últimos meses se ha ganado los premios más destacados previo a la entrega de los Oscars. El Bafta a mejor película, el Globo de Oro a mejor película de habla no inglesa y el León de Oro del prestigioso Festival de Venecia.

Romapodría convertirse en la primera película no hablada en inglés ganadora del máximo galardón . Pero lo más sorprendente es que no se ha masificado en el cine. Fue a través de internet, mediante la plataforma Netflix.

Hollywood había sido esquivo al fenómeno del streaming, que está en pleno auge en la producción de series y películas. En este sentido Roma ha roto con el hielo entre la academia y estas plataformas. Esto transforma por completo la percepción de éxito, ya que su comercialización no se basa en la taquilla, sino en el número de espectadores. Aspecto que se puede verificar al consultar el box office de esta cinta.

El Oscar a la mejor película popular: su polémica permanente

Con la finalidad de atraer público al evento, en 2018 la Academia propuso la categoría de Mejor Película Popular. Con esta se destacan los filmes de mayor incidencia comercial, que son los que al final tienen impacto en las opiniones del gran público. Para los Oscars 2019 esta categoría no estará exenta de polémicas.

Esta categoría, si bien no fue aprobada, podría abarcar obras de masas que han venido acrecentando su presencia en la industria y los galardones. Es el caso de Logan, nominada a mejor guión adaptado en 2017, o Pantera Negra, que está entre las finalistas a mejor película de este año.

Los Oscars 2019 y sus polémicas tinen la necesidad de adaptarse a un mundo en plena revolución informática. Los medios deben ser realmente rentables y atractivos, para equilibrar estos factores con el sentido artístico que caracteriza a estos premios; aspecto que los distingue de los Mtv Movie Awards. Son los retos para el futuro inmediato.

¡No olvides! visitar nuestro blog, con otros temas, recuerda que somos una Agencia de creadora de contenidos digitales.

Carlos Franco

La penumbra del Banco Latino: orígenes de la crisis financiera venezolana de 1994

La intervención del Banco latino y la crisis financiera venezolana de 1994
La Caída del Banco Latino y la crisis financiera venezolana de 1994

El colapso y Crisis Banco Latino en 1994 trajo como consecuencia una profunda crisis del sistema bancario, reflejo del mal manejo de políticas financieras como consecuencia de los problemas de supervisión sobre la banca. Sin embargo, un declive de tales características requiere de un enfoque multidimensional en su análisis para una comprensión integral. La caída del Banco Latino está asociada a la crisis financiera.

Si bien nos acercaremos a elementos económicos que llevaron al quiebre del banco y la crisis posterior, debemos acotar que esta se estructuró en diversas escalas, reflejando el desorden político, económico y social en la crisis de la democracia representativa en Venezuela.

¿Por qué es importante contar con una agencia de contenidos digitales?

Las cuentas públicas

Los estudios consultados en torno a la crisis, establecen que el crecimiento del Banco Latino a inicios de 1990 se dio con la llegada de Carlos Andrés Pérez al gobierno en 1989, quien designó a Pedro Tinoco presidente del Banco Central de Venezuela, lo que incrementó el ingreso de cuentas públicas a la institución, particularmente en fideicomisos. 

El auge no se dio en función a un hito único, ya que el mismo se desarrolló de forma escalonada desde 1974 hasta 1992. El periodo 1982-1984 es el más importante para entender el crecimiento del Latino, ya que logró captar numerosas cuentas públicas. Fue una política agresiva que emprendió Tinoco para la transformación del sector bancario en el país.

Entre 1983 y 1988 se firmaron los principales acuerdos para el manejo de los fideicomisos de las empresas públicas petroleras. Así el banco se hizo de las cuentas de las filiales de PDVSA como Corpoven, Maraven, Lagoven e Intevep. La captación de cuentas públicas en el Banco Latino se dio de forma paulatina durante la década de 1980.

El Índice de Activos es otro de los elementos que permiten ver la posición del banco a mediados de los ochenta. Para la época era el quinto banco del país, aunque esto representaba una rentabilidad real muy baja, del 15%.  En realidad se ubicaba como el onceavo ente del país en este renglón .

El banco de Tinoco y Pérez

Para finales aquella década, actores importantes de la cúpula banquera del país expresaron la necesidad de transformación de la banca. Principalmente estaban abocados a la mejora de los mecanismos de supervisión, para hacerlos más eficientes dentro de una dinámica de apertura, que permitiera una superación del sector en función a una rentabilidad real y competitiva; en pocas palabras era liberar a la banca de la cápsula rentista.

Estos fines se dinamizarían a través de medidas y propuestas como la fijación libre de las tasas de interés según los ponderados del mercado, la incorporación de inversiones extranjeras para el sector, la libre dinámica en la oferta de productos financieros, mejores y eficientes puentes con el sector público, y la incorporación de la banca universal al sistema financiero venezolano.

En medio de este marco de transformaciones, el Banco Latino no solo
fue uno de los beneficiados con la expansión en sus actividades, sino una pieza elemental de ensayo en las nuevas directrices para el sector bancario. Por esto, periodísticamente, al Latino se le llamó el «Banco de Pérez».

Con la designación de Tinoco como presidente del BCV, la conducción del Latino recayó en Antonio Ugueto Trujillo, quien estuvo al frente hasta septiembre de 1992. Posteriormente la presidencia del banco la asumió Gustavo Gómez López hasta diciembre de 1993. Estos actores llevarían al “Banco de Hoy” del auge a la penumbra en unos 37 meses.

Aquí puede consultar más información sobre el caso del Banco Latino

Auge sin control

Para finales de 1993 el Latino era el segundo banco comercial más grande de Venezuela y el número uno en depósitos de ahorro. Contaba con activos por aproximadamente 5000 millones de dólares al cambio de la fecha. El banco engrosó así su capital en función de su expansiva cartera de ahorristas, la adquisición de nuevas cuentas pública e inversiones crecientes en el sector inmobiliario.

A nivel Internacional el grupo estaba constituido por el Banco Latino NV de Curazao, el Banco Latino de Colombia con sede en Bogotá, el Banco Latino Internacional en Miami-Florida, el Interunion Bank N.V en sociedad con el grupo holandés ING y una oficina de representación comercial para Europa con sede en París, Francia. La estructura del Banco Latino se proyectó en el Grupo Financiero Latino como consecuencia del auge descontrolado, concentrando 64 empresas dentro y fuera de Venezuela.

Uno de los ejes del crecimiento fue la captación de ahorristas, fundamentalmente atraídos por las altas tasas pagadas a los depósitos a plazo. Este procedimiento a su vez fomentó el ahorro en bolívares, pero ocasionó un daño patrimonial al banco, siendo afectados los activos del mismo por la cancelación de los altos compromisos ofertados.

Esta situación generó un fuerte desbalance de pagos, que llevó a la intervención. Las pocas medidas de supervisión en el escenario de transición en las políticas económicas del país, tejieron una realidad sin control.

Colapso y Crisis del Banco Latino

El desbalance de pagos se hizo cada vez más evidente para mediados de 1993. A finales de ese año el panorama electoral devino en un pánico que afectó directamente al Latino. El banco que estaba inmerso en estrategias polémicas para solventar el déficit creciente. Los rumores incidieron en una corrida de fondos que resultó definitoria para esta institución. Se calcula la salida de unos 1.800 millones del dólares en capitales.

El 13 de enero de 1994 el Latino fue excluido de la Cámara de Compensaciones por incumplir con los compromisos. La deuda estimada del Latino para con el Banco Central de Venezuela era de aproximadamente el 17% de sus depósitos, unos 23.000 millones de bolívares. La intervención a puertas cerradas se decretó el día 21 de enero de 1994.

Aquí puede leer la entrevista que Gustavo Gómez López ofreció en 1996 sobre el caso de las Crisis Banco Latino.

Tras la intervención se inició la mayor crisis financiera de la historia contemporánea del país. La crisis se tradujo en el colapso de 58 instituciones, que representaban el 62,26% de los depósitos nacionales. Se estima que fueron afectados unos 6.360.269 depositantes. El costo general de la crisis se estimó en unos 7.300 millones de dólares. Al ser el segundo banco comercial del país, el Banco Latino inició un efecto dominó que resultó incontrolable.

Carlos Franco